AddThis Social Bookmark Button

Entre las  novedades sobre la vacuna para combatir el COVID-19  resalta lo que  sostiene la  Organización Mundial de la Salud  de que la producción inicial  va   a ser  para trabajadores esenciales adultos mayores y personas con otras enfermedades.

 

La directora científica de  la OMS advirtió que los jóvenes van a tener que esperar hasta el 2022 para  recibir una vacuna contra el coronavirus, dado que la producción en un comienzo  va a estar destinada a los grupos de riesgo,  trabajadores esenciales,  adultos mayores y personas con otras enfermedades o condiciones de co -morbilidad.

La gente piensa que  el  1° de enero  habrá  una vacuna,   y que las cosas volverán a la normalidad, pero las cosas no  serán así, nadie jamás ha producido vacunas en los volúmenes que se necesitarán , así que en 2021 esperamos tener vacuna pero una cantidad limitada esto aclaró la directora científica de  la OMS.

Según el especialista las primeras partidas están destinadas a los trabajadores que luchan contra la pandemia en primera línea,  los ancianos y las personas a riesgos , mientras continúan las especulaciones sobre la posible fecha de  distribución de la vacuna,  cientos de compañías farmacéuticas continúan sus estudios en todo el mundo.  Actualmente hay  una decena de fármacos que se encuentran en fase 3,  es decir que  están inoculando a  aproximadamente  30 mil personas en regiones donde hay circulación comunitaria  del virus.  Si se suman las vacunas  que están en fase  1 y 2, en  experimentación, un total de 40 prototipos mientras  otras se encuentran en  pruebas de laboratorio.

 

Sabemos también que un grupo de 80 científicos de todo el mundo alertaron sobre la proliferación de teorías que defienden la inmunidad  de rebaño como estrategia contra el Covid – 19 que consiste en dejar que la población se infecte libremente para que desarrolle protección de  forma natural . En una carta abierta  publicada en la revista científica The Lancet aseguran que se trata de una falacia peligrosa y  sin evidencia científica.  De la carta que se lanza de manera formal en el Congreso mundial sobre Salud pública participaron investigadores en Salud pública. Epidemiología Medicina,  Pediatría,  Sociología,  Biología,  Enfermedades infecciosas, sistema de salud,  Psicología Psiquiatría,  Política  de salud y Modelado matemático.

 

La ausencia de medidas de control admitieron  los investigadores, aumentarían  la mortalidad en toda la población,  afectaría la economía de forma irreversible,  prolongaría la epidemia y colapsarían  todos los sistemas sanitarios.

 

Según estimaciones de la  jefa científica de la OMS, el uno por ciento de la población mundial moriría si se confiaran en la acción frente a la enfermedad en una a media  como la inmunidad  natural de rebaño, por lo que considera que es una falacia total.