AddThis Social Bookmark Button

Rusia patenta su segunda vacuna con el coronavirus denominada EpiVac corona y contiene antígenos sintéticos, fragmentos del virus que generan una respuesta inmune contra la Covid 19. Informe para Radio Belgrano.

 

 

Desarrollada por el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología Vector, esto lo informó el Servicio Federal de Propiedad Intelectual. Los expertos han completado el examen de la segunda ronda de solicitudes de invenciones relacionadas con la vacuna contra el Coronavirus, esto lo indicó la agencia en un comunicado.La nueva vacuna  contiene antígenos sintéticos fragmentos el virus genera una respuesta inmune contra el Covid-19; y la primera vacuna rusa fue la Sputnik V, registrada el pasado 11 agosto que actualmente se encuentra la fase 3 de los ensayos y sus primeros resultados se van a conocer entre octubre y noviembre.

 

Esto se conoce mientras Rusia experimenta un nuevo aumento de contagios que ascendieron a más de 8 400 en las últimas 24 horas según información oficial. Moscú sigue siendo el foco de la pandemia en el país y una última jornada con más el 2 300 nuevos casos. El total de contagiados asciende a más de 1 millón 167bmil 805 mientras que los muertos en Rusia ascienden a más de 20 000 según el balance de la Organización Mundial de la Salud.

 

También es importante conocer que, por ejemplo la Universidad de Oxford va a comenzar a probar en pacientes con Covid la eficacia del Adalimumab, que es un anticuerpo monoclonal que gracias a sus propiedades antiinflamatorias, a menudo se usa para tratar la artritis. De este ensayo liderado por la unidad de investigación ensayos clínicos de Oxford van a participar 750 adultos mayores que habitan en el Reino Unido.

 

Recordemos que en esta línea podría ubicarse el Adalimumab, como un fármaco de reposicionamiento. Qué significa esto, quiere decir que si bien tradicionalmente se emplea para combatir otro problema sus cualidades podrían aprovecharse para tratar la Covid, la buena noticia es que ya existen versiones genéricas de la droga en todo el planeta; por supuesto es un rasgo positivo porque si se demostrara el éxito para el coronavirus, podrían ser requeridos miles de tratamientos en base a este compuesto.

 

No obstante, como la experiencia demuestra, el valor principal que sigue la ciencia es tener cautela y por supuesto ser escépticos y hacer los análisis correspondientes para saber si esto puede seguir para atacar la infección por el coronavirus. En este caso sería para atacar la infección por Covid, pero en el caso de las vacunas que veníamos hablando, la segunda vacuna quizá patentar Rusia es importante conocer cómo funcionan las vacunas, qué tipo de vacunas existen.

 

La mayoría de las vacunas que utilizamos suponen la inyección de un virus o una bacteria en nuestro cuerpo para que el sistema inmunológico pueda identificar la amenaza y de esa manera crear formas de defendernos. En el caso de los virus estos pueden estar debilitados su capacidad para enfermarnos reducidos a niveles totalmente seguros, o directamente inactivados, quiere decir que no se puedan reproducir.

 

Pero también existen las denominadas vacunas de sub unidades en las que solo fragmentos característicos de un virus como una proteína, por ejemplo se produce en el laboratorio y se purifica para el uso de la vacuna. La propuesta de la vacuna genética de la que se viene hablando mucho es totalmente diferente porque en lugar de inyectarnos un virus o parte de él, la idea es hacer que nuestro propio cuerpo produzca la proteína del virus y para eso los científicos identifican a esa parte del código genético viral que contiene las instrucciones para elaborar la proteína y esto es lo que nos inyectan.

 

Una vez absorbida por nuestras células funcionan como un manual de instrucciones para la producción de la proteína viral en nuestro propio cuerpo. La célula produce esta proteína, inactiva su superficie o la libera en el torrente sanguíneo lo que alerta al sistema inmunológico. Esta también sería la innovación de una vacuna genética; y además otro beneficio es que son relativamente baratas para producir; también son muy efectivas y para la producción se tardaría semanas, no meses como las otras vacunas que requieren meses de producción. Ese sería un punto a favor de las vacunas genéticas de hallarse una contra el coronavirus.