AddThis Social Bookmark Button

La vacuna producida por la universidad de Oxford y por laboratorios AstraZeneca  del Reino Unido,  es una de las candidatas con mejores posibilidades.Se encuentra en fase III  de ensayos clínicos con lo cual entre noviembre y diciembre de este año podría probarse comenzar a ser distribuida por el planeta,  si es que sortea la  evaluación de organismos de control  e instituciones regulatorias. Según adelantó el periódico británico Financial  Times la fórmula produce una respuesta inmune robusta en adultos mayores,  esto representa una muy buena noticia más aún si se considera que la gente de mayor edad conforma los denominados grupos de riesgo en todo el mundo.

 

 

Los resultados de la investigación al respecto fueron adelantados por la Compañía,  sin embargo hasta el momento no hay ninguna publicación en una revista académica de prestigio;  esto es central porque es la única manera con que los desarrollos y los avances científicos logran validarse.La vacuna de Oxford  creó una respuesta inmune a robusta en personas de más de  55 años.

 

¿Cómo impacta  esto en  Argentina?   Bueno, los  resultados son muy positivos para nuestro país porque  en noviembre se espera que el país comience  la producción a escala regional para toda Latinoamérica. Va a ser en el laboratorio doméstico del grupo INSUD   del empresario local  Hugo Sigman que se encargará de la fabricación de la sustancia activa,  al tiempo que México a partir de los aportes del magnate Carlos Slim se va  a  ocupar del empaquetamiento y la distribución.

 

A  excepción de Brasil se esperan entre   150  y  200  millones de dosis para el primer semestre del año que viene. Se calcula que cada una va a costar entre tres y cuatro dólares y que los primeros que la  recibirán van a ser los profesionales de salud y también los adultos mayores.

 

Vale aclarar que  una vez que la vacuna sea aprobada AstraZeneca  va a realizar toda la transferencia tecnológica del caso,  con el propósito de que el laboratorio radicado en la localidad de Haedo,  pueda comenzar con la fabricación a escala regional. Desde aquí completa en los primeros meses del año que viene de seguro, habrá un número de dosis suficientes para inocular a  la población de riesgo, es decir a los profesionales de la salud  y los mayores 75 años,  así como también a las personas con co-morbilidades   y enfermedades  previas.

 

También hay que recordar que hay marchas y contramarchas  en el panorama de los laboratorios, aunque en la Organización Mundial de la Salud  se han inscripto casi 200 vacunas,  son pocas las corporaciones que desarrollan los ensayos clínicos en fase 3 y cuentan con mejores posibilidades,  mientras algunas como Jhonson  &  Jhonson  y  AstraZeneca, el mes pasado debieron pautar los ensayos para estudiar complicaciones y el desarrollo de afecciones inexplicables en algunos de sus voluntarios, otras como Pfizer y Moderna se apresuran a conseguir  una  autorización de emergencia para distribuir sus dosis  en la población lo más rápido posible.

 

Algunas farmacéuticas han pausado sus ensayos en  fase  3,  por daños colaterales en algunos  de sus voluntarios,  y otras están apretando en este momento el acelerador por supuesto son distintos panoramas pero como decíamos hay más de 200 vacunas inscriptas en la OMS, pero pocas son los que  sus ensayos  clínicos se están desarrollando en fase 3.

 

Por ejemplo Moderna es otra farmacéutica de Estados Unidos que busca probar  su alternativa, si  a fines de noviembre para ser distribuida de inmediato.  Donald Trump estableció un acuerdo con la farmacéutica para recibir   100   millones  de dosis. Mediante el pacto cerrado en agosto los ciudadanos de aquel país podrían recibirla sin costo alguno (Moderna).

 

En cuanto a  Pfizer,  como Moderna,  estarían en condiciones de iniciar con la distribución local antes de fin de año porque ya habrían comenzado con la producción de miles de millones de dosis desde hace algún tiempo.

 

Hay que recordar que las grandes  biotecnológicas del mundo deciden tomar el riesgo,  empezar con la producción previa a  concluir la fase 3 de ensayos porque de ser  aprobada perderían mucho tiempo  en distribuirlas si tuvieran que fabricarlas de cero apenas recibieran la aprobación.