AddThis Social Bookmark Button

El Legislador porteño Santiago Roberto (Frente de Todos) expresó hoy que el proyecto del PRO para crear una oficina de Régimen de Integridad Pública “es una iniciativa limitada que no cumple con el espíritu de nuestro proyecto que busca establecer una Oficina Anticorrupción para investigar, querellar y prevenir delitos en la función pública y que sea independiente del poder de turno”.

 

Según Roberto, la propuesta parlamentaria que tuvo dictamen hoy en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y de Legislación General y que tiene preferencia para ser tratada en el recinto de la Legislatura en la próxima sesión: “Se centra meramente en el armado de oficinas administrativa, que de hecho ya existen y son autoridad de aplicación de la actual ley de Ética, dejando de lado las facultades investigativas y la posibilidad de querellar. Además, es un retroceso respecto de la Ley vigente que establece que los cargos son por concursos públicos y lo que ahora proponen es que sea designado a dedo por la autoridad que debe ser controlada”.

 

Por otro lado, Roberto sostuvo " Los diputados del PRO no tomaron ninguna de las propuestas de nuestro bloque para crear una Oficina Anticorrupción que investigue, querelle y prevenga las irregularidades cometidas en la función pública. En lugar de eso, y aprovechando la mayoría que tienen en todas las comisiones, le dieron dictamen a su proyecto de Régimen de Integridad Pública que es dependiente del poder de turno ya que la persona a cargo será nombrada por el Jefe de Gobierno”.

 

El diputado Roberto, que es integrante de la comisión de Asuntos Constitucionales, recordó que “hace 2 años que venimos pidiendo el tratamiento del proyecto que presentamos para que la Ciudad tenga una Oficina Anticorrupción que cuente con legitimación procesal, independencia funcional y autarquía financiera”.

 

 

 

Para finalizar, Roberto aseguró: “Con la iniciativa presentada por los diputados que responden a Larreta, la Ciudad pierde la posibilidad de tener una Oficina Anticorrupción que controle y brinde transparencia para lograr una mejor calidad institucional”. – y remató-. “Porque la bandera de la lucha contra la corrupción se proclama, pero también se tiene que hacer carne en propuestas concretas”.