AddThis Social Bookmark Button

Mauricio Macri aseguró designó al nuevo jefe de la Policía Metropolitana Horacio Giménez. Giménez, ex comisario general de la Superintendencia de Interior y Delitos Federales Complejos, había abandonado la Policía Federal a fines del año pasado, en el marco de las reformas en la institución impuestas por el Gobierno nacional.

Esta mañana, el ministro de Justicia y Seguridad capitalino, Guillermo Montenegro, defendió la incorporación del nuevo jefe de la fuerza y de su segundo, Ricardo Pedace, al sostener que "las fojas de servicio de ellos en la Policía Federal y todo lo que estuvieron realizando en este año en la Policía Metropolitano los hacen válidos para ocupar el cargo que hoy, a propuesta mía, el jefe de Gobierno les ha conferido".

Macri, quien también presidió la ceremonia de egreso de la segunda camada de efectivos de la Policía Metropolitana, pidió a los nuevos agentes que "transmitan seguridad, confianza, cercanía, tranquilidad y honestidad" a los vecinos de Capital Federal.

Durante la ceremonia, desarrollada en el Instituto Superior de Seguridad Metropolitana del barrio de Flores, el mandatario comunal sostuvo: "Estamos mostrando que los argentinos, cuando nos decidimos a trabajar con seriedad y profesionalismo, poniendo mucho corazón, podemos hacer que las cosas sucedan".

Consultado por la prensa sobre por qué optó por Giménez, respondió: "Por su capacidad. El ministro Montenegro creyó que era el profesional que reunía los requisitos como para continuar la tarea que llevó adelante muy bien (el jefe saliente Eugenio) Burzaco".

El mandatario comunal agregó que la Policía Metropolitana "es algo que ha sido muy bien recibido, los vecinos lo valoran. Los policías metropolitanos han ocupado un lugar que era necesario, próximo a la gente, resolviendo sus problemas, transmitiendo seguridad y tranquilidad".

En tanto, Montenegro añadió que Giménez y Pedace "son personas que cumplieron determinada función dentro de su fuerza policial (la Federal) y en un lapso determinado, cuando una persona más moderna ocupa el cargo de jefe, automáticamente todos los que están sobre él se retiran".

Aseveró asimismo que "el conductor político de la fuerza es un civil, que soy yo; el conductor operativo entendemos que tiene que ser un policía".

Cuando se le preguntó cuándo la ciudad de Buenos Aires será por completo alcanzada por la Policía Metropolitana, contestó: "Se necesitan entre 12 y 14 mil efectivos, y hoy la fuerza cuenta con tres mil. Faltan entre 7 y 8 años para completar totalmente la conformación de una fuerza metropolitana de seguridad".

"No es un tema presupuestario: no hay capacidad de formar diez mil policías de un día para el otro", indicó.

En tanto, Giménez, al asumir, precisó que su "compromiso institucional, profesional y personal se encamina en profundizar las funciones de seguridad general en salvaguarda del bien común, ahondando los lineamientos de la policía de proximidad y participando en la resolución de los conflictos".